Crear y Revitalizar la Cultura Alimentaria

A pesar de las ventajas de la entomofagia, la aceptación del consumidor sigue siendo una de las grandes barreras para que los insectos los consideren fuentes viables de proteína en numerosos países alrededor del mundo. No obstante,  la historia demuestra que los modelos de dietas son bastantes susceptibles a cambiar rápidamente,  especialmente en un mudo totalmente globalizado. En este sentido,  la rápida aceptación del pescado crudo en forma de sushi es un ejemplo que podemos considerar bastante válido.

Si no existe una cultura de la entomofagia, debe de crearse. Incluso en los países que han practicado tradicionalmente la entomofagia, la influencia de las dietas occidentales afecta a las decisiones en materia de alimentos y el consumo de insectos puede generar desprecio o rechazo. Sin embargo,  el comercio de insectos prospera en grandes ciudades como Bangkok y Kinshasa, en la que existe una demanda elevada de los consumidores urbanos. En estos lugares los insectos suelen despertar sentimientos de nostalgia hacia el entorno rural. En otros casos, los insectos se consideran un delicioso aperitivo.

Desde la creación de nuevas recetas y menús en los restaurantes hasta el diseño de nuevos productos alimenticios, el sector de la alimentación desempeña un importantísimo papel a la hora de consolidar la idea de los insectos como alimentos. Los profesionales de la industria alimentaria,  incluyendo los chefs, experimentan con los exóticos sabores de los insectos. Es muy posible encontrar insectos en los menús occidentales,  pero se dirigen principalmente a personas que experimentan con la comida y no al consumidor de a pie. Un obstáculo importante para el sector de los servicios alimentarios es obtener un suministro continuo de insectos en la cantidad y calidad necesarias.

¿Cuál es el siguiente paso?

Es muy importante investigar para desarrollar y automatizar tecnologías de procesamiento de cría,  cosecha y postcosecha que resulten rentables, eficientes desde el punto de vista energético y seguras con respecto a los microbios, así como procedimientos sanitarios para garantizar la seguridad de alimentos y piensos, y elaborar productos derivados de los insectos que sean seguros y puedan adquirirse a un precio razonable a escala industrial,  especialmente en comparación a los productos cárnicos.

La consulta técnica de expertos sobre la evaluación del grande potencial de los insectos como alimentos y piensos a la hora de garantizar la seguridad alimentaria,  celebrada en Roma entre los días 23 y 25 de enero del año 2012, puso de relieve los siguientes ámbitos claves para las investigaciones y el desarrollo de los siguientes factores,  que son de suma importancia.

Tecnología de producción en masa

  • Mejora la innovación en la mecanización, la automatización, el procesamiento y la logística con vistas a reducir los costes de producción a un nivel comparable con otras fuentes de alimentos y piensos.
  • Desarrollo de tablas de alimentación pata insectos y del valor nutricional de los sustratos.
  • Realización de evaluaciones más profundas del ciclo de vida entre una amplia gama de especies de insectos para permitir las comparaciones entre los insectos y las fuentes convencionales de alimentos y piensos.
  • Mantenimiento de la diversidad genética resistente para evitar el colapso de las colonias en sistemas de cría de insectos.

Seguridad de alimentos y piensos

  • Investigación de las posibles alergias a los insectos en humanos y la capacidad de adquirir la quitina.
  • Ampliación de los datos sobre el valor nutritivo de las especies de insectos comestibles y su contribución a la salud humana y animal.
  • Investigación del riesgo de afectación por posible zoonosis, patógeno, toxinas y metales pesados por medio del uso de flujos de biorresiduos, procedentes de la entomofagia.
  • Desarrollo de medios para aumentar la conservación de los productos.

Legislación

  • Desarrollo de marcos normativos y códigos voluntarios que regulen la condición de los insectos como alimentos y piensos, así como la salud humana y el bienestar animal a nivel nacional e internacional.
  • Mejorar las metodologías de evaluación de riesgo para los riesgos asociados a la cría en masa y la recolección silvestre para establecer una protección frente a la introducción de especies de insectos extraños en poblaciones silvestres.

Educación y aceptación de los consumidores

  • Apoyo de la entomofagia en culturas en las que ya existe.
  • Educación de los consumidores sobre las ventajas de la entomofagia.
  • Promoción de los insectos como complemento alimenticio.