Mejores Recetas con Insectos

 

La sola idea de comer insectos que en algunas ocasiones aún están vivos o la sensación en la lengua producidas por sus patitas pueden dar asco, sin embargo más allá de su presentación, déjese llevar por su sabor que para los conocedores se asemejan a la carne de res, cerdo o pollo;  pero sobre todo infórmese y aproveche el gran valor nutricional que estos insectos aportan. A continuación podrás ver unas interesantes recetas con insectos.

Tempura de escorpión

Lo podemos encontrar en los puestos callejeros de Beijing, en China. Es un tentempié (alimento ligero que se suele tomar entre horas) crocante y de sabor ahumado. Un consejo de los chefs es dejar reposar el escorpión en alcohol antes de cocinarlo, de esa manera se neutralizará el veneno.

Hormigas culonas a la brasa

En Colombia, las hormigas culonas son un manjar típico con propiedades afrodisiacas. Si deseas prepararlas debes descartar las cabezas, alas y patas, luego el cuerpo lo sumerges en agua salada y listo. Ahora tuéstalos en la sartén.

Tacos de gusano de maguey

Los protagonistas de este platillo son las larvas de mariposas que crecen en las plantas del maguey, en México. Se comen fritos y se acompañan con guacamole. Destacan su sabor delicado.

Larvas burbujeantes

La larva acuática es uno de los platos en base a los insectos más codiciados y caros en Japón. Comúnmente se consume hervida y salteada en salsa de soya y azúcar.

Fideos con grillos crocantes

Este platillo revolucionó el festival de Richmond, en Estados Unidos, y fue creado por el chef amateur David George Gordon. Consiste en un plato de fideos con salsa de crocantes grillos salteaos. Es considerada una comida saludable.

Tarántula asada

Los precursores del consumo de las tarántulas, conocidas como la theraphosa blondi, la más grande del mundo, son los indígenas de la Amazonía venezolana. Primero se asan los arácnidos y después de siete minutos se les pela, esto para quitarle las patas y los pelos.

Pastelera de huevos de mosca

Es un postre derivado de la famosa crema pastelera. La diferencia radica en un ingrediente peculiar: huevecillos de las moscas que se alimentan de las frutas en proceso de fermentación. Estos son triturados y agregados a la preparación.

Galletas de avispa

Estas galletas causan sensación en Japón desde su lanzamiento en 2007. Son hechas de arroz y avispas, las mismas que se hierven y secan para luego añadirlas a la preparación.

 

Conguitos de grillos

Ingredientes: Grillos, una tableta de chocolate negro para fundir, mantequilla y azúcar al gusto.

Preparación: Se purgan y lavan los grillos. A continuación se hornean a 180 grados el tiempo necesario para que estén bien secos y crujientes sin que se quemen. Entonces se sacan del horno, se dejan enfriar y se les arrancan las patas y las cabezas, aunque esto es opcional, porque muchas veces las patas se caen por si solas.

Después ponemos el chocolate se pone a calentar al baño maría y cuando esté derretido le añadimos una cucharada de mantequilla y azúcar al gusto y mezclamos bien. Seguidamente vamos sumergiendo los insectos en el líquido caliente por ejemplo, con un tenedor y los dejamos enfriar sobre papel encerado. Finalmente los refrigeramos durante un par de horas.

Ensalada templada de gusanos de la cera

Ingredientes: Un vaso de gusanos de la cera -podemos usar también gusanos de maguey-, media cebolla picada, lechuga, pipas de girasol tostadas. Aguacate, sésamo tostado, salsa de soja y aceite de oliva.

Preparación: Congelamos los gusanos durante la noche. Vertemos aceite en una sartén y salteamos la cebolla hasta que se dore. Bajamos el fuego y añadimos los gusanos descongelados, removiendo rápido mientras añadimos sal. Cuando se pongan un poco transparentes por las puntas, estarán listos. Seguidamente limpiamos y cortamos la lechuga para ponerla en un cuenco. Añadimos los gusanos, el aguacate en trozos y lo aliñamos todo con sal, aceite de oliva y salsa de soja. Para terminar, añadimos unas pipas de girasol tostadas y el sésamo tostado.

Chapulines fritos al estilo mexicano

Ingredientes: Chapulines, agua, cal, aceite de oliva, sal y guindilla o bien pimiento rojo o verde.

Preparación: Los saltamontes se purgan y se lavan, posteriormente se sumergen en agua con cal durante cuatro horas. A continuación se dejan en agua limpia durante otra hora y se enjuagan bien. Ya escurridos y secos, se fríen enteros en aceite con una guindilla hasta que estén crujientes.

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario