Recetas con Insectos para deleitar a tus invitados,  o tal vez espantarlos?

 

Por muy extraño que parezca existen una buena cantidad de insectos que son comestibles,  en muchos países de Asia y América latina es común encontrar platos que llevan como ingrediente principal un insecto,  incluso en platos de la más alta categoría.

Aquí podrás ver algunas recetas al mejor estilo de los restaurantes.

Escorpiones rebozados

Si ya has comido muchas croquetas y papas fritas en tu vida, atrévete a probar platos un poco diferentes,  añadiéndoles un ingrediente algo especial y peculiar…  los escorpiones . Pero ten mucho cuidado,  no se te ocurra comerte el aguijón pues tendrás un ida segura al hospital.

Ingredientes para el platillo

  • Escorpiones emperador (esta clase de escorpiones tienen poco veneno, y en ocasiones los tienen como mascotas) o escorpiones peludos del desierto que son popularmente un poco más sabrosos que los anteriores.
  • Suero de leche
  • Aceite
  • Harina de maíz

Preparación

Debes de poner los escorpiones vivos en el congelador y dejarlos allí por una noche,  así te asegurarás de que estén muertos.

Luego pon aceite en la sartén,  lo suficiente como para sumergir los escorpiones y ponla a calentar.

Seguidamente pon el suero de leche en un recipiente y la harina de maíz en otro,  para rebozar los escorpiones. Con ayuda de unas pinzas,  agarra el escorpión y sumérgelo en el suero de leche,  escúrrelo un poco y lo pasas por la harina de maíz.

Ya cuando el aceite este lo suficientemente caliente echas los escorpiones ya rebozados a freír,  lo dejas el tiempo necesario hasta que la capa de harina quede dorada y crujiente.

Ya para terminar solo sírvelos en una bandeja de forma atractiva y listo,  comienza a disfrutar de ellos.

Ensalada de gusanos de cera

Si quieres una ensalada distinta a todas las demás,  pues aquí tienes la opción perfecta para salirte de lo cotidiano e ir un poco más por un toque exótico,  añadiéndole gusanos de cera salteados.

Ingredientes

  • 1 vaso de gusanos ( larvas de polilla de cera)
  • ½ cebolla picada finamente
  • Lechuga
  • Pipas de girasol tostadas
  • Aguacate
  • Sésamo tostado
  • Salsa de soya
  • Aceite de oliva

Preparación

Congela los gusanos durante una noche.

Pon un sartén con aceite y saltea las cebollas hasta que se doren. Baja la intensidad de la llama y añade los gusanos, removiendo todos los ingredientes le añades un toque de sal. Los gusanos se irán estirando con el calor, eso te va a indicar que ya casi estarán listos. Cuando se pongan un poco transparentes por las esquinas ya los puedes sacar de la sartén.

Limpia y corta la lechuga para ponerla en un recipiente,  añade los gusanos, el aguacate en cuadros,  y le echas un poco de aceite de oliva, salsa de soya y una pizca de sal. Para terminar añade el toque crocante,  la pipas de girasol y el sésamo.

Arroz con saltamontes

Una de las características del arroz es que lo puedes acompañar con todo.  Así que aprovecha este factor para innovar,  acompañándolo con unos saltamontes.

Ingredientes

  • 1 taza de arroz
  • 1 taza grande de saltamontes
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 tazas y media de agua
  • 2 cucharadas de ajo en polvo
  • Salsa de soya

Preparación

Agrega aceite a una sartén y deja que caliente lo suficiente,  añade la salsa de soya,  ajo en polvo, la cebolla picada finamente y por supuesto los saltamontes.  Cuando estén dorados añade el agua y llévalo a ebullición. Cuando llegue ese momento añade el arroz y déjalo cocinar a fuego lento durante 20 minutos.  Cuando esté listo el plato déjalo reposar por unos cinco minutos y listo,  ya puedes servir.

Hormigas estofadas

De seguro no te gusta toparte con hormigas en tu casa saboteando tu estofado,  así que si no puedes con el enemigo simplemente únete a el,  o a ellas.

Ingredientes

  • 250 gr de hormigas
  • 250 gr de guisantes tiernos cocidos
  • 1 cebolla
  • 50 gr de jamón serrano
  • Aceite de oliva

 

 

Preparación

Pon el aceite en una sartén y sofríe el jamón serrano picado en pequeños cuadritos junto con la cebolla la cuál también debes picar en pequeños cuadros,  cuando el jamón empiece a dorarse añade los guisantes y un toque de sal,  mézclalo todo bien y añade a las estrellas del plato,  las hormigas.  Vuelve a mezclar todo bien durante un par de minutos,  añade un poco de pimienta y listo para comer.

 

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario