Peligros de la Entomofagia

 

La ingesta de insectos comestibles no es una práctica más riesgosa que otros tipos de alimentación, pero es importante remarcar que no se debe improvisar a ser entomófago sin antes haber seguido los consejos de un buen profesional.

¡No es posible comer champiñones sin antes asurarse que son de origen comestible! esto es aplicable también para el consumo de insectos.

Para un debutante no es fácil diferenciar los insectos comestibles de los que no lo son  o de  tener la certeza de cuales son realmente comestibles y no dañinos para la salud. ¿Cómo hacer la buena elección con certeza? Simplemente confié en las competencias y conocimientos de aquellos que han hecho de la entomofagia su profesión. Ellos sabrán darle los consejos necesarios para que así su primera experiencia de entomófago se desarrolle en las mejores condiciones.

En Francia, la consumación de insectos comestibles es a veces asociado a fenómenos de moda o derivado de prácticas comerciales fraudulentas realizadas por personas listas a todo para sacar provecho de la popularidad de una nueva práctica. Sea cuidadoso y no se deje estafar por el primero que venga y que dice llamarse profesional.

No deje su salud en las manos de cualquiera ya que los riesgos de una degustación de insectos que no esté abalada pueden transformarse en una visita directa al médico de urgencias.

Los insectos no hablan

Algunos insectos comestibles se alimentan de plantas que contienen sustancias toxicas inofensivas para su organismo pero que podrían ser peligrosas para el ser humano. A menos que tenga conocimientos perfectos de lo que va a comer, no se aconseja aventurarse al riesgo de ser hospitalizado debido a una intoxicación estomacal. ¡Ningún insecto le hará saber cuál fue su última cena! Entonces, es primordial asegurarse acerca de los orígenes de estos deliciosos seres y conocer con certitud cual ha sido su última ambientación antes de consumirlos, así evitar cualquier riesgo de alergias o de envenenamiento. ¡Algunos criadores alimentan sus insectos con comida para perros! Algunos negociantes de insectos sin escrúpulos se aprovisionan de criadores extraños, ¡los cuales no certifican sus prácticas cotidianas de crianza! Debido a esto viene la necesidad de tomar precauciones y acercarse a profesionales certificados que sabrán guiarlo en la elección de su delicado festín. Por esto, solo las personas responsables y que saben del tema son dignos de confianza.

Ciertos insectos comestibles se alimentan de plantas que contienen sustancias toxicas inofensivas para su organismo pero que podrían ser peligrosas para el ser humano. A menos que tenga conocimientos perfectos de lo que va a comer, no se aconseja aventurarse al riesgo de ser hospitalizado debido a una intoxicación estomacal. ¡Ningún insecto le hará saber cuál fue su última cena! Entonces, es primordial asegurarse acerca de los orígenes de estos deliciosos seres y conocer con certitud cual ha sido su última ambientación antes de consumirlos, así evitar cualquier riesgo de alergias o de envenenamiento. ¡Algunos criadores alimentan sus insectos con comida para perros! Algunos negociantes de insectos sin escrúpulos se aprovisionan de criadores extraños, ¡los cuales no certifican sus prácticas cotidianas de crianza! Debido a esto viene la necesidad de tomar precauciones y acercarse a profesionales certificados que sabrán guiarlo en la elección de su delicado festín. Por esto, solo las personas responsables y que saben del tema son dignos de confianza. Hay insectos comestibles que se alimentan de plantas que contienen sustancias toxicas inofensivas para su organismo pero que podrían ser peligrosas para el ser humano. A menos que tenga conocimientos perfectos de lo que va a comer, no se aconseja aventurarse al riesgo de ser hospitalizado debido a una intoxicación estomacal.

Atrévete a adoptar la actitud-entomofaga

En resumen, algunas recomendaciones de sentido común para comprar y consumir insectos comestibles con toda serenidad: Infórmese por medio de artículos serios, de seguro encontrara bastantes sobre el tema. No se deje influenciar por aquellos que denigran la entomofagia ¡y que nunca ha osado vivir la experiencia! Luche contra los prejuicios: solo usted puede hacerse una idea sobre el tema en cuestión. No dude en acercarse a profesionales reconocidos para adquirir consejos pertinentes que le ayudaran a realizar sus primeras compras o a organizar instancias de degustación. Estos consejos le permitirán sin duda vivir una experiencia agradable e inolvidable.

Los riesgos de esta práctica son mínimos y se asocian principalmente con alergias.

Así como algunas personas son altamente alérgicas a los crustáceos, langostas y otros animales del mar lo pueden ser otras con los insectos. De hecho, la alergia a los insectos es esencialmente similar a la de los crustáceos y las langostas y por ello se recomienda a los alérgicos a estos últimos no experimentar la Entomofagia so riesgo de posiblemente verse perjudicados entorno a su condición de sensibilidad.

Otros riesgos relacionados con la Entomofagia derivan de la posibilidad de que en los insectos a consumir se hallen restos de pesticidas. Por eso es importante solo consumir insectos de procedencia confiable. Aquellos que hayan sido cultivados en granjas y supervisados en condiciones higiénicas apropiadas.

Si no se tienen las previsiones higiénicas adecuadas esta práctica si puede ser riesgosa para la salud, no así cuando se toman las medidas higiénicas requeridas y se vigila la alimentación de los insectos que servirán para el consumo humano. Esto último es esencialmente importante entorno a los intolerantes al gluten que ven en la harina de insectos y otros productos alimenticios realizados con estos un alimento seguro para su condición.

Si bien es cierto los insectos no contienen gluten, si se alimentan de este lo proporcionarán a sus consumidores. Otra razón para solo adquirir insectos o productos derivados de ellos solo de procedencias confiables.

Finalmente, otro riesgo que se puede asociar con esta práctica no se relaciona directamente a su consumo sino a su cultivo o preparación.

Mientras se manipulan los insectos pueden ocurrir accidentes en donde estos piquen y dejen su ponzoña en el cuerpo, lo mismo cuando se preparan ciertos productos en los cuales es necesario deshacerse de aguijones, caparazones y similares.

  • Entendiendo la Aversión al consumo de insectos:

Debido a que es esta la que obstaculiza la práctica de la Entomofagia en muchas regiones del mundo se ha considerado necesario analizar un poco la misma a objeto de comprender por qué un hábito alimenticio tan sano y factible no ha podido prosperar más.

Lo cierto es que son muchos los que  sienten aversión al consumo de insectos por parte de los seres humanos. Emoción traducida en asco o incredulidad respecto a los beneficios de la Entomofagia.

Todo esto no es más que una situación cultural, como se ha mencionado en líneas previas. Simplemente dentro de su cultura no se acostumbra a comer insectos y al ver que otros lo hacen lo interpretan como algo antinatural, aunque ya se ha dejado claro que no es así, que es más bien natural e inherente al humano mismo.

 

Sentir asco hacia el consumo de insectos es ilógico ya que analizando más a fondo los animales de consumo convencional suelen tener hábitos sucios a los que se les podría tener ese asco, como por ejemplo los cerdos, a los que les gusta jugar en el lodo y tienen hábitos muy insalubres. Aún así los cerdos se consumen de muchas formas y comúnmente en todo el globo terráqueo.

 

A la Entomofagia le falta derribar la barrera del prejuicio pero es una práctica tan saludable, sostenible y prometedora que lo seguirá haciendo, no hay dudas de ello.

[Total: 0   Promedio: 0/5]